Desconocido

Aun cuando faltaban varios minutos para que el tren partiera, y habiendo varios asientos libres, eligió sentarse justo en frente de mí.  Me detuve a mirarlo, ya con el tren en movimiento, pensando en qué lo había llevado a elegir particularmente ese asiento. Sigue leyendo

Anuncios

Cuando el lunes dejó de ser lunes

Lógicamente un día dijo basta. El lunes se cansó de ser lunes, y se rehusó a seguir teniendo en la semana la posición que tenía. Así de simple, el lunes quería dejar de ser lunes.  Y ante este planteo casi incoherente, fue el martes el que vio su oportunidad. Claro, el martes y miércoles, días intrascendentes si los hay, buscaban un mayor protagonismo y no dudaron en disputarse el lugar vacante. Finalmente fue el martes quién, apañado por la alianza que desde siempre tuvieron viernes y sábado, tomó el lugar al que el lunes había renunciado. Sigue leyendo

El niño y el buitre

Kevin Carter fue un fotógrafo nacido en Johannesburgo, en 1960. Comenzó su carrera a los 23 años fotografiando civiles en situación de guerra en su Sudáfrica natal. Finalizado el apartheid, se convirtió en miembro del Bang-Bang Club, nombre con el que se conocía a 4 fotógrafos (Greg Marinovich, Ken Oosterbroek, Joao Silva y el propio Carter) activos en aldeas sudafricanas post-apartheid, principalmente retratando conflictos armados en poblaciones civiles.

Sigue leyendo

Espejos

Aquel día, como de costumbre me levanté temprano y automáticamente me metí en el baño. Me lavé los dientes, me mojé un poco la cara y mecánicamente levanté la vista al espejo, como para constatar que todavía seguía estando medio dormido. Así como levanté la vista, la bajé sin prestar mucha atención a lo que veía, pero había algo que no me cerraba.

Cuando miré de nuevo el espejo no me vi reflejado. Sigue leyendo

La mitad vacía del vaso

Hoy me levanté con ganas de escribir, pero de escribir en serio. Agarrar un cuaderno, una birome y dejar que mi mano y la tinta vayan contando las cosas que siento o pienso. Hoy dejo de lado todo lo que hasta acá había hecho, ya que esto no es un cuento, ni una metáfora de nada, sino que es bien literal.

Al levantarme hoy y ser mi primera acción del día revisar el celular y prender la computadora, se me dio por mirar la mitad vacía del vaso del mundo digital, virtual, o como quieran llamarle. Alguna vez George Orwell imaginó un mundo controlado por un Gran Hermano, Gran Hermano del que hoy estamos presos, y, aunque no quieran aceptarlo, voluntariamente. Innegables son las ventajas que nos ofrecen las computadoras y el internet, pero es alto el precio que estamos pagando. Muchos de nosotros vivimos pendientes de este mundo virtual, que nación hace relativamente poco y crece a pasos agigantados.

Sigue leyendo

Dientes

El edificio era extremadamente antiguo, pero estaba bien conservado. Las anchas escaleras del salón, de escalones bajos y pequeñas barandas incorporadas, se encontraban majestuosamente adornadas. A pesar que la noche era helada, el interior de la vieja casona conservaba muy bien la temperatura permitiendo que la fiesta se lleve a cabo con toda normalidad.

La elegancia de los invitados me hacía sentir dentro de una película ambientada. Las mujeres iban de vestido largo, muy arregladas, con sus mejores joyas a cuestas. Los hombres vestían impecables trajes, en su mayoría especialmente diseñados para la ocasión.

Sigue leyendo