Autorretrato

Llueve, y mi relación con la lluvia siempre resulta particular. Bah, no se si particular es la palabra. Puede, y es probable, que a muchos les pase que la lluvia les produce algo. No sé, cosas. Al menos eso me pasa a mí.

La lluvia agita algo adentro mío. Puede que su inmensidad, su capacidad de maravillarnos desde hace miles años sea lo que me pone a pensar. Es decir, si uno se detiene un minuto a pensar la cantidad de litros de agua que caen del cielo como por que si, es imposible no sentirse pequeño y atraído a la vez. La lluvia tiene un magnetismo único. No podemos ignorar a la lluvia.
Sigue leyendo

Cenizas

Qué momento de mierda ese en el que nosotros, los que encontramos un respaldo en el cuaderno y la birome, nos sentamos a escribir y no sabemos qué escribir. O peor. Nos sabemos cómo escribir eso que tenemos atragantado.

Es desesperante. Ahoga. Y te hace sentir un pelotudo también. Un monigote que a través de burdas señas o gestos ampulosos trata de explicar lo inexplicable.
Sigue leyendo

Yo

Fue pasado el mediodía que empecé a perseguirlo. Con el sol a mis espaldas y quizás sin el mejor calzado, intenté tomar su ritmo, aún desconociendo cuál era su destino.

Puede que no sepa contestar si me preguntan el por qué de emprender tal carrera, pero no dudaría un instante si me preguntaran qué era lo que quería: quería superarlo, necesitaba superarlo, sentirme mejor que él. Sigue leyendo