¡Censura ya!

Al leer el título que lleva este post, que por el contrario a la mayoría de los anteriores se escribió a partir de su título, pensarás que me volví completamente loco. Si, una vez más probablemente estés intentando adivinar qué fue lo que se me cruzó por la cabeza al pedir censura a los gritos. Pero no me volví loco por realizar este pedido, o al menos eso creo.

El pedido de censura es para determinadas palabras que hoy utilizamos con extrema impunidad, y no me gusta que así sea.

Sigue leyendo

Anuncios

Desconocido

Aun cuando faltaban varios minutos para que el tren partiera, y habiendo varios asientos libres, eligió sentarse justo en frente de mí.  Me detuve a mirarlo, ya con el tren en movimiento, pensando en qué lo había llevado a elegir particularmente ese asiento. Sigue leyendo

Cuando el lunes dejó de ser lunes

Lógicamente un día dijo basta. El lunes se cansó de ser lunes, y se rehusó a seguir teniendo en la semana la posición que tenía. Así de simple, el lunes quería dejar de ser lunes.  Y ante este planteo casi incoherente, fue el martes el que vio su oportunidad. Claro, el martes y miércoles, días intrascendentes si los hay, buscaban un mayor protagonismo y no dudaron en disputarse el lugar vacante. Finalmente fue el martes quién, apañado por la alianza que desde siempre tuvieron viernes y sábado, tomó el lugar al que el lunes había renunciado. Sigue leyendo

Espejos

Aquel día, como de costumbre me levanté temprano y automáticamente me metí en el baño. Me lavé los dientes, me mojé un poco la cara y mecánicamente levanté la vista al espejo, como para constatar que todavía seguía estando medio dormido. Así como levanté la vista, la bajé sin prestar mucha atención a lo que veía, pero había algo que no me cerraba.

Cuando miré de nuevo el espejo no me vi reflejado. Sigue leyendo