Cuando el lunes dejó de ser lunes

Lógicamente un día dijo basta. El lunes se cansó de ser lunes, y se rehusó a seguir teniendo en la semana la posición que tenía. Así de simple, el lunes quería dejar de ser lunes.  Y ante este planteo casi incoherente, fue el martes el que vio su oportunidad. Claro, el martes y miércoles, días intrascendentes si los hay, buscaban un mayor protagonismo y no dudaron en disputarse el lugar vacante. Finalmente fue el martes quién, apañado por la alianza que desde siempre tuvieron viernes y sábado, tomó el lugar al que el lunes había renunciado. Sigue leyendo

La niña afgana

La niña afgana

En Abril de 1978 estalla en Kabul, capital de Afganistán, la denominada Revolución del Saur que deriva en la Guerra Civil Afgana que se extendió hasta 1992. Como consecuencia de la Revolución, se conforma la República Democrática de Afganistán, un gobierno pro-soviético.

Por tal motivo, el gobierno norteamericano lanza la llamada “Operación Ciclón” con el fin de brindar ayuda a los fundamentalistas islámicos que estaban en contra del régimen soviético,  sumergiendo al conflicto en la Guerra Fría.

A principios de 1980, helicópteros soviéticos bombardean una pequeña aldea afgana, dejando huérfana a una niña, que se vio obligada a escapar del pueblo  junto a sus hermanos y su abuela. Sigue leyendo

General Nguyễn Ngọc Loan executing a Viet Cong prisoner in Saigon

 

General Nguyễn Ngọc Loan ejecutando un prisionero del Viet Cong en Saigon

Comienzo esta nueva sección con la historia de una foto que vi por primera vez de chico y me marcó para toda la vida. La foto en cuestión se llama, como indica el título, “General Nguyễn Ngọc Loan ejecutando un prisionero del Viet Cong en Saigon” y fue tomada el 1 de febrero de 1968 por el fotógrafo estadounidense Eddie Adams. Sigue leyendo

Dientes

El edificio era extremadamente antiguo, pero estaba bien conservado. Las anchas escaleras del salón, de escalones bajos y pequeñas barandas incorporadas, se encontraban majestuosamente adornadas. A pesar que la noche era helada, el interior de la vieja casona conservaba muy bien la temperatura permitiendo que la fiesta se lleve a cabo con toda normalidad.

La elegancia de los invitados me hacía sentir dentro de una película ambientada. Las mujeres iban de vestido largo, muy arregladas, con sus mejores joyas a cuestas. Los hombres vestían impecables trajes, en su mayoría especialmente diseñados para la ocasión.

Sigue leyendo

Todos Locos

Más de una vez lo habían tratado de loco, pero nunca lo había considerado demasiado importante. Nunca había pasado de sufrir acusaciones del estilo “vos sos un demente” o tener que callar respuestas a preguntas como “¿vos sos loco o pelotudo?”.

Esas cosas le molestaban por demás. Cuando tenía una idea, pensamiento o incluso sentimientos diferentes a los del resto de las personas automáticamente se dudaba de su cordura. “¿Y quién no ha tenido pensamientos o sentimientos diferentes a los del resto alguna vez? “”¿Significa que todos estamos locos?” y demás preguntas del estilo asaltaban su cabeza constantemente.

Ahora, y con el correr del tiempo entendía que tenía que estar en un lugar como en el que se encontraba, rodeado de gente como él.  Miró a su alrededor, y se detuvo un instante a observar: vio gente que hablaba sola mientras caminaba, otros que les hablaban a algún objeto inanimado creyendo que en verdad se comunicaban con alguien, y algunos apurados para llegar a ninguna parte. Había otros que repentinamente rompían en llanto, y algunos que estallaban en carcajadas aparentemente sin sentido alguno. Recordó en un momento cientos de situaciones donde se había comportado de aquella manera, o incluso más extrañamente.

Sumido en su locura veía como el mundo seguía su curso, ignorándolo por completo, y se sintió solo en aquel lugar, aunque entendía el actuar de las personas, porque él hacía exactamente lo mismo. Sin embargo todavía había cosas que no entendía, como por qué sus paredes no eran acolchonadas, su camisa de fuerza se usaba con saco y corbata y a su enfermera le regalaban flores el día de la secretaria.

Juicio Interior

Desde el estrado sólo veía sonrisas. El juicio era oral y público, y el tribunal estaba lleno. Le resultaba casi inverosímil todo lo que estaba sucediendo, pero la realidad era que la fiscalía había solicitado la pena de muerte para él.

El abogado querellante se puso de pie. Lo miraba fijamente, sin dejar de mostrar su reluciente dentadura. Caminó en silencio unos instantes, como si meditara algo, y finalmente comenzó con su interrogatorio.

Sigue leyendo

Carta a los lectores

Estimado lector:

A través de estas líneas me tomo el atrevimiento de robarle un instante de su tiempo, que tanto vale por esto días, para ponerlo al tanto de mi situación.

Mi nombre no importa ya que, al igual que a usted, me fue impuesto. Tampoco importa mi edad, porque también coincidimos en no  haber decidido nacer. Sin embargo, yo fui creado por la mano de quién les escribe, y que hoy se forzado a transmitirle mis propias ideas.

Sigue leyendo