El árbol que tapa el bosque

¿Y si llegó el momento de dejar que el árbol nos tape el bosque? No, no me volví loco. O si, ¿qué se yo? Ese no es el punto. El punto es que en una de mis tantas visitas al balcón de casa, esas que uso “para pensar”, me concentré en un árbol que está en la vereda, a unos 10 metros de la puerta de casa.

No tengo ni la más puta idea de qué árbol es. Mis prácticamente nulos conocimientos al respecto sólo me permiten decir que, por el momento, el árbol es verde (se que en unos meses ya no lo será) y que tiene un tamaño mediano, estándar para un árbol de vereda.

En fin, no es el árbol lo importante. O si, tampoco se. El tema es que desde el balcón de casa se pueden ver varias cuadras de una transitada calle que termina en la Plaza San Martín, lugar donde en estos momentos estoy trabajando. Se ven autos, colectivos, semáforos, negocios y gente. Obviamente, dependiendo de la hora, el tráfico es más o menos intenso, pero movimiento siempre hay.

La cosa es que todo esto sucede mientras uno está parado en el balcón. Sentado, el panorama es completamente diferente. Sentado sólo se ven hojas, ramas y algún que otro cable que cruza toda la cuadra. Sentado, el árbol tapa el bosque.

Y ahí sentado se acaba la gente, el tráfico, las luces, la plaza, el trabajo, la rutina, el inconformismo, las dudas y todo ese espiral sin fin en el que se puede caer. En realidad, ¿se acaba la gente, el tráfico, las luces, la plaza, el trabajo, la rutina, el inconformismo, las dudas y todo eso que le sigue? No, obvio que no.

¿Pero por qué no meter una pausa en todo ese quilombo para disfrutar del verde, de las hojas, de las ramas y de lo que tenemos enfrente?

Toda la vida me concentré en que los árboles no me tapen el bosque. Que el árbol nos tape el bosque está mal. Y ahora, me pregunto… ¿está mal? Si tarde o temprano las hojas se secan, se caen y nos enfrentan con lo que quedó atrás.

El árbol no nos deja meter la mugre debajo de la alfombra. No nos deja esconder la cabeza en la tierra esperando a que las cosas por arte de magia se solucionen. El árbol nos tapa el bosque para que podamos tomar aire, sonreír y volver a ponernos de pie.

Anuncios

6 comentarios en “El árbol que tapa el bosque

  1. Reblogueó esto en edwincolonpagany comentado:
    “El árbol no nos deja meter la mugre debajo de la alfombra. No nos deja esconder la cabeza en la tierra esperando a que las cosas por arte de magia se solucionen. El árbol nos tapa el bosque para que podamos tomar aire, sonreír y volver a ponernos de pie.” Espero nque hagas un pausa y te disfrutes la naturaleza, la esencia de las cosas, las pequeñeses que hacen la diferencia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s