Sin título I

Toda la vida fui un tipo ansioso. Y como todo ansioso hay algo que me obsesiona: el tiempo.
Aunque no nos guste, o mejor dicho, aunque no me guste, no podemos controlar el tiempo. Cada hora, cada minuto, incluso cada segundo es exactamente igual a su antecesor y a su predecesor.

¿Entonces? Entonces intentamos pelear contra lo que no podemos cambiar manipulando el tiempo. Más que el tiempo, manipulamos nuestra percepción del tiempo. ¿Quién no se pasó horas colgado en una charla entretenida? O por el contrario, ¿quién no pasó interminables minutos en alguna oficina o en el aula de alguna universidad?
Sigue leyendo