Tiempo al tiempo

El ruido provocado por las teclas de la máquina de escribir me transportó en el tiempo. ¿Máquina de escribir? ¿En el siglo XXI? Si, máquina de escribir en el siglo XXI, son cosas que pasan, y por el momento únicamente puedo aprender a convivir con ellas.

Entre oficios judiciales, miles de fotocopias y cientos de papeles que no se qué carajo hacen en mi escritorio, transcurren mis horas. Y así como en esta oficina el tiempo parece detenerse, esta vez yo me detuve en el tiempo.

Miré para atrás, para adelante, para el costado. Todo en un instante. Un inexplicable instante en el que cientos de imágenes y por sobre todo preguntas, me bombardean la cabeza.

Y mientras las emociones pegan a la par de las teclas, el cuerpo permanece inmutable en la silla, recostado sobre el escritorio. Nada altera el rutinario pasar de cada minuto, ni siquiera el hecho de saber que no va a volver.

Puede ser trabajo, estudio, una mera pérdida de tiempo o el más desesperado de los desahogos. Da igual, si ellos miran para el costado soy un pibe con una birome que se cuestiona, y que no puede entender como su entorno no se cuestiona. Bah, en realidad soy un pibe con una birome y punto.

¿Qué saben ellos? ¿Qué se yo de ellos? Mirá si se están cuestionando de la misma manera, o de alguna aún más profunda, pero sin agarrar una birome. Podría ser, pero sé que no es. ¿Cómo sé que no es? Simple, por prejuicio.

Uno supone que no, uno cree que no, uno ve que “no tienen pinta” de cuestionarse todo, todo el tiempo. Visto desde otro lado, quizás uno desea que se cuestionen. Hacerlos reaccionar, hacer que la monotonía, que la rutina que siguieron por los últimos 20 o 30 años les caiga como un yunque en la cabeza y los despierte.

Afuera llueve, y adentro también. Afuera agua, adentro más preguntas y más cuestionamientos. ¿Son más felices así? ¿No les dio para más? ¿Se conformaron con el primer escalón de estabilidad al que se pudieron subir? Que se yo. Les preguntaría, pero siento que molestaría. A decir verdad, a nadie le gusta que lo despierten cuando está plácidamente dormido.

Bueno, listo. No me preocupo, y miro para adentro. ¿Y qué hay adentro? Miedo y ansiedad. Miedo a ser feliz así, a no poder dar otro paso, a no poder subir más escalones, a no estar a la altura. ¿A la altura de qué? Ya no tengo idea, pero tiene que ser a la altura de algo. Miedo a la comodidad.

¿Pero por qué no apuntar a la comodidad? Que se yo. Me da que no puedo. Siento que es fácil vivir cuando uno está cómodo, y lo fácil me asquea. No me enorgullece conseguir cosas sencillas, justamente porque son sencillas. Es tan simple para mí este razonamiento, es tan claro.

Si tan sólo pudiera responderme cuando me pregunto “¿a dónde vas?”. Ahí si sería todo más fácil. Pero las cosas fáciles no me gustan, y ahí la contradicción, ahí el círculo vicioso del que no puedo salir, y ahí la ansiedad. Ansiedad de saber cómo va a terminar esta película que nadie vio.

¿Y a dónde volví? Al tiempo. Al “es cuestión de tiempo”. Todavía no se si el tiempo vuela o las horas son de chicle. Lo cierto es que me miro la muñeca izquierda cada minuto y medio, muchas veces sin prestar atención de dónde está cada aguja.

¿Y qué es lo peor de todo esto? Que para el tiempo también soy sólo un pibe con una birome, y punto. Se parece más a ellos. Monótono, rutinario, mecánico, incuestionable.

En fin, una de esas inoportunas situaciones laborales me sacó del laberinto en el que me había metido una vez más, y al que seguro voy a volver a entrar.

Ya se que ya lo dije, pero afuera llueve, y empieza a ser habitual que en días así agarre la birome.

Anuncios

3 comentarios en “Tiempo al tiempo

  1. Qué estupendo volver a tropezar con tus escritos. Acabo de llegar de un crucero por algunos países del Báltico, Llegué por avión a Londres y luego en barco por Dinamarca, Filandia, Bélgica, Noruega, Holanda y Rusia (21 días). Fue sensacional. Hoy entro al blog, ya que me había desconectado voluntariamente en mis vacaciones y me encuentro con tus escritos. Enhorabuena. Me fascinó este último. Un abrazo amigo escritor. Recuerda que vales mucho y tienes talento de sobra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s