Yo

Fue pasado el mediodía que empecé a perseguirlo. Con el sol a mis espaldas y quizás sin el mejor calzado, intenté tomar su ritmo, aún desconociendo cuál era su destino.

Puede que no sepa contestar si me preguntan el por qué de emprender tal carrera, pero no dudaría un instante si me preguntaran qué era lo que quería: quería superarlo, necesitaba superarlo, sentirme mejor que él. Sigue leyendo

Anuncios