¡Censura ya!

Al leer el título que lleva este post, que por el contrario a la mayoría de los anteriores se escribió a partir de su título, pensarás que me volví completamente loco. Si, una vez más probablemente estés intentando adivinar qué fue lo que se me cruzó por la cabeza al pedir censura a los gritos. Pero no me volví loco por realizar este pedido, o al menos eso creo.

El pedido de censura es para determinadas palabras que hoy utilizamos con extrema impunidad, y no me gusta que así sea.

Sigue leyendo

Anuncios